04 mayo 2006

Simples mortales .... Contra corriente

Simples mortales
La vida (su-) real de los participantes de la cofradía narrados muy a su estilo...
Se trata de casos (ir-)reales de personas (su-)reales

*************************************************************************************

Empezamos por este conmovedor relato de Lamorak ...¡qué lo disfruten!

Contracorriente

Generalmente soy un simple y común mortal: una dicto a la televisión, que va al cine, oye música, es susceptible de ser victima de la moda, y odia muchas cosas.

Acabo de viajar. Volar no es mi fuerte y después de casi cuatro horas de vuelo estuve tentado a besar el piso. Definitivo, prefiero mis pies en tierra firme. Solo puedo pensar que los viajes van a continuar (tres más, mínimo.) Creo que las azafatas me van a odiar y a burlarse de mí. Lo mejor será usar una línea área diferente cada vez.

Algo bueno resultó al fin ay al cabo, una gran sonrisa de mi vecino de asiento y sentirme por primera vez parte de un movimiento contracultural.

¡Sí! Cuando todo mundo salía de la ciudad, yo regresaba. Oleadas de vacacionistas huían del D.F. como si los cuatro jinetes del Apocalipsis fueran a llegar en el próximo vuelo.

Yo lo único que quería era regresar a casa. Este trabajo me encanta pero la mudanza no me emociona en absoluto. Pero no era mi día. Me dejaron botado en el aeropuerto. Fue una llamada, “ahora no podemos ir por ti, ¿te vienes o nos esperas? Iríamos a las 3” ¡si claro, como me encantan las salas de espera! Ja! Además era la 1:30.

En fin, decidí llamar a mi hermano para que fuera por mí. Cuarenta y cinco minutos después estaba en el asiento trasero de un auto entre maletas, porta planos, libros y chamarras.

Mientras esperaba me fije en la epidemia de semana santa. Familias, más grades que la de Abraham con toneladas de maletas, corrían hacia el área de salidas. Otros buscaban desesperadamente un boleto, como si del santo grial se tratase. Niños y adultos más emocionados que los niños, esperaban en la sala. El caos y las escenas de familias perfectas y felices se mezclaban. En lugar de ser un Mesías, Cristo debió poner una agencia de viajes (igual que Hades!!!)

0 comentarios: