24 diciembre 2006

, ,

Cuento de navidad .... al estilo CV.

En los albores del día de navidad tres figuras disfrutaban de unos últimos tragos y un poco de dominó.La taberna había cerrado unas cuantas horas atrás... pero la fiesta debía continuar un poco más.
Eso mismo debío pensar una figura colorada y rechoncha que pronto hizo su aparición en el umbral. Las botas mal ajustadas, el cinturón a medio asegurar, guantes mal puesto y camisa y saco desfajado...Sí, inconfundible la figura del panzón de navidad... claro, después de una noche de trabajo.
Pasó como Pedro por su casa y tomó asiento junto a un impávido Tork... mientras que Serindë y Sidurti buscaban entre las plantas la cámara escondida... o apoderarse de los juguetes restantes. Mientras... el gordito dejó caer su mano sobre la barra haciendo saltar las fichas del dominó.
-Taaaabernera... un trago por favor- Dijo el gordito mientras tomaba su saco y lo lanzaba hacia el sofá.
Sidurti alzó los brazos y sacó una caballito tequilero y sirvió pensando "pobre señor... toda la noche a puras galletas y leche.. y uno que otro vaso con agua pintada".
Santa empinó su vaso y de un sólo sorbo acabó con el tequila ante las miradas aún incrédulas de Serindë y Tork a las cuales Sidurti respondió -¿qué? En este trabajo he visto cosas peores-
-¿quéeee? ¿Nunca habían visto a shaaanta cloos? - Dijo el panzón señalándose a sí mismo con una mano a medio cubrir por el guante.
-Sólo en los malos comerciales de tv. que salen cada año... y en los posters, en las revistas, dulces, piñatas, figuritas....Oye ¿te pagan algo por toodo eso ?- Preguntó Serindë acercándose un poco más al panzón.
- Adecir verdad no. Es pura explotación...-dijo el gordo a medio sollozo.- ¡shhhinches comerciantes! Yo que hago todo este trabajo, que ando ahí como mula entrando y saliendo con regalos, paseando por todos lados, consiguiendo juguetes para niños malcriados... tragando leche y galletas ¿quien les dijo que me gustan la leche y las galletas?
Tork no pudo más y la carcajada soltó. Alargó la mano hacia la botella de vodka y sirvió otro trago para él y el colorado a su derecha.
-Mmmm ahora resulta que eres verdadero y que andas acá poniéndote briago con nosotros.
-Si, ¿algún problema?
-A decir verdad sí... - Para este momento Sidurti y Serindë se acomodaron en sus sillas, cruzaron los brazos entonando la canción típica de desafío en todo western [turururuuu tun tun tun turururuuuu tun tun tun ]y se dispusieron a disfrutar el show- Es que no puedo creerlo.- Insistió Tork- Uno, si eres real ¿cómo es que vives tantos años? ¿ en el polo norte?¡por favor! Además, eso de que seas tan bueno y bondadoso como para andar por todo el mundo repartiendo regalitos, y luego para llevarlos a todos lados. ..
-Todo es por medio de la magi...bla, bla,bla,bla
-¡Bah! Nada de eso panzón. Según las leyes de la física....bla,bla,bla,bla...bla, bla, bla

Y así comenzó un tortuoso debate entre un ateo y santa clos, que se amenizó un poco por los comentarios al calor de las copas.
Tanto Serindë como Sidurti comenzaban a aburrirse, así que retomaron el plan original: comer dragoncitos y jugar, jugar y jugar. La discusión entre un ateo y un santaclos se tornaba cada vez más aburrida hasta cuando Tork mencionó lo de poner a prueba al gordito bonachón. Fue el momento en el que, fastidiado de los argumentos del otro, Santa se levantó de la silla y dirigió su humanidad hacia Serindë quien lo miró con un gran temor (un ente imaginario, borracho y a medio vestir atemoriza a cualquiera).
-Tuuuu - Dijo el panzón señalando con el dedo flamígero.- Haber... passen me una .. una pluma.-Balbuceó al a vez que intentaba sacar algo de su pantalón mientras Sidurti corrió a buscar su pluma favorita.- Haber tú - Volvió a señalar el gordito- ... si tú,tú, escribe en este papel lo que desees de regalo.
-¿Ehh? ¿Lo que sea? - Preguntó Serindë .
-Si, si si .... anda, lo que sea que pidas lo obtendrás...ya verán como se lo cumplo. - Mencionó a la vez que le dirigía una mirada desafiante a ese ateo desconsiderado.
Serindë tomó el papel y tímidamente comenzó a escribir, escribir y escribir...pero poco a poco en su rostro se dibujó una sonrisa de malicia. Sí, era esa sonrisa de alguien que tiene algunos planes un poco maléficos o que, al menos, disfrutará. -¡Ya está! ¿y ahora? - A Serindë sólo le faltó rematar su actuación de pequeño dictador con la risa malvada que, para esos momentos, no le salía.
-Muy bien, ahora dóblala y quémala.- Pero ante la mirada incrédula de los otros tres, el panzón explicó - Si, mira, al quemarse ese papel tus deseos salen hacia el aire y ... bla, bla,bla-
-Momentito, ¿qué eso no era para agradecer a los dioses ?
- ¡Y dale!!! Gente como ustedes hacen difícil mi trabajo. Y tú ¿qué esperas para quemar la carta?
Dada la situación Serindë quemó el papel. Pero ante esto, Sidurti reaccionó - ¡Ah no! Si vas a andar de bondadoso tienes que ser parejo. Yo también quiero que se cumplan mis deseos. Exijo un pedacito de papel.
-Pero era nada más para callarle la boca a este - Musitó el sr. clos. a la vez que chocaba el vaso con el de Tork.
-Nada nada. Recuerda quien te sirvió tragos sin preguntar ni mucho menos cobrar. He sido niña buena. Me lo merezco. -Terminadas estas sabias palabras de Sidurti [sí, sabias, recuerden que soy yo quien esta contando esto], como decía, el panzón accecdió y le otorgó un trozo un poco más grande de papel, el cual Sidurti partió en dos. Una vez que terminó de escribir, el papel dobló y quemó sonriendo por dicha acción.
Mientras observaban cómo el papel se consumía, Tork aprovechó y tomó el otro trozo de papel.
-¡Hey, hey, hey! - Protestaron las dos bellas mujeres- Tú eres ateo.
-Soy ateo, no pend... - Respondió Tork a la vez que doblaba el papel y se disponía a quemar.
-¡Naada! Eres ateo, y esto del deseo va en contra de lo que piensas...-Recalmó Sidurti a la vez que se lanzaba sobre él para quitarle el papel [¿qué? no iba a dejar pasar la oportunidad]. Pero Tork pudo evadir el primer intento y aventó el papel sobre una de las velas-Oye, no voy a dejar pasar esta oportunidad..., además, también pedí algo para tí [mentiroso] - y diciendo esto el papel quemó.

Acabado este espectáculo, el panzón empinó la botella de vodka y de un solo trago, sin respiro alguno, bebió más de la mitad del contenido y despué comenzó a reir, y reir, y reir, pero ya no fue esa risa tan jocosa que tantas veces hemos escuchado. Ahora se trataba de una risa mucho más estridente...seguida de algunas oraciones incoherentes típicas de cualquier borracho y que para esos momentos sólo Tork pretendía entender...hasta que el panzón azotó en un lugar cercano al sofá.
Como dirían coloquialmente azotó la res, no obstante, Panza clos no paró de reir. Al contrario. Parecía que con la caída se le había activado un botón que lo hacia reir y reir aún más. Risas a las cuales se integraron las de los otros tres. Pero con el paso de los minutos Serindë, Tork y Sidurti no sabían si correr o intentar reir junto con el barrigón frente a ellos.
Al final, agotados de tanto reír, los tres amigos ayudaron al gordito a llegar al sofá y se dispusieron a irse a dormir, pensando en tener dulces sueños y anhelando se se convirtieran en.... ¡NOOO!
Ya en serio, los tres se fueron a dormir, había sido una noche agotada, así que al sólo roce de la cabeza sobre la almohada cayeron en un profundo sueño, tan profundo que ni los ronquidos de uno de ellos molestaron a nadie [me porto buena onda y no digo nombres].
A la mañana siguiente.. buuueno, como al medio día, el apetito apremiaba. Tantas horas sin alimento comenzaron a despertar a nuestros tres amigos... pero a hechar un vistazo al sofá descubrieron que nada quedaba ni de la botella ni de su amigo panzón. ¿Aquél encuentro había sido sólo su imaginación o del alcohol?

Y como no quiero dejar el chisme a medias, en una segunda parte les informaré qué fue lo que sucedió.
Besos.Sidurti


1 comentarios:

  1. Serinde dijo...

    Quiero la continuación... y mis regalos.