16 junio 2007

Frambuesa

Asesinato Express

Algunos vicios nunca mueren , al menos no aquí. La viejas costumbres surrealistas hacen su aparición: un cadaver exquisito.

En el centro del campo un gran árbol se levanta. Los filos de las hojas parecen de plata brillante.

Entre sus ramas se ha prendido una cinta roja como el rubí.

El lazo escapó del cuerpo de la hechicera; quien corre, veloz, entre la tormenta. Se dirige al mar, a la suave oscuridad.

La lluvia desprende un intenso perfume a frambuesas y, sobre la arena, crea lagos de cristal.



1 comentarios:

  1. Sidurti dijo...

    Sister
    ME encanta la manera en la que juegas con las imágenes y las sensaciones.
    Es suave, es dulce, casi nos permite oler las frambuesas y verlas deslizándose por el aire
    FELICIDADES