17 septiembre 2007

Metatextos.

En una galaxia muy muy lejana , había una vez...

En este macro y micro mundo que es el internet algunas mentes inquietas han encontrado un poco de espacio para desahogarse sólo un poquito por medio de esto que algunos consideran una plaga: los blogs.

Metatextos bis es un proyecto que tiene la intención de juntar a varias de estas mentes a la manera de esas míticas revistas literarias como las de los Contemporáneos . El asunto es sencillo. Un cabecilla lanza el reto-ejercicio , quiéns deciden tomarlo tienen la tarea de escribir y presentar sus trabajos a sabiendas de que los comentarios, tanto buenos como malos, comenzaran a llover.
Sencillo, ¿no creen? Funciona de una manera muy similar al virtuality (no sé quién le nombró así) Caza de letras que ace unos meses lanzó la UNAM.
Los invito a que le pasen a metatextos, en esta ocasión se acaban de presentar los trabajos del segundo ejercicio en el cual su Tabernera de confianza ha participado, si les interesa busquen mi texto llamado "Noticias" y si no pues no...pero de una vez les mando la maldición de los virus malditos*.

*Sus antivirus serán desactivados y/o burlados por un mega virus-gusano que detruirá todas sus fotografías , desde las fotos de la última salida al antro hasta la foto de su primera comunión (no importa que ésta esté impresa, también será borrada porque este virus es muy maldito). Después este virus pondrá una pantalla en la que saldrá una naranja bailando mientras se quita la cáscara y borrará todos sus puntajes del buscaminas y el solitario; mandará a sus parientes, amigos y colegas todas sus conversaciones de messenger especialmente aquellas en las que habla mal de ellos y, finalmente, atraerá a 30 gatos negros debajo de su ventana para que maullen cada noche durante 7 años.

2 comentarios:

  1. Leticia Zárate dijo...

    Jajaja lo del virus maldito, muy bueno.
    Gracias por visitar mi blog.
    Nos leemos.
    Un saludo.

  2. Sidurti dijo...

    Si, es un virus maldito. Ahh cómo es maldito que no se tienta el corazón.