03 septiembre 2007

Presumiendo

El pasado jueves fue la venta nocturna del Fondo de Cultura Económica, por lo que las sucursales de dicha librería se vistieron de gala, entre ellas la sede Bella Época.
En dicha sede de La Condesa el tumulto me hizo pensar ,de momento, que me había equivocado de dirección y entraba a algún concierto, pero cuando vi que las luces dibujaban en el cielo nocturno, cual señal de superheroe barato, el sello de esta casa editorial me convencí de que el tráfico era causado por una venta de libros.
¿Y quién dice que en México no se lee?
Bueno, seguramente aquellos que hacen las encuestas no saben en dónde buscar.

Después de rondar un tiempo por la librería y con un par de libros en mis manos (no se me olvidó que era venta nocturna por lo tanto, cualquier objeto que me interesara no debía soltarlo) comencé a pasear entre las secciones buscando alguna compra impulsiva...
y la encontré


El maravilloso ANIMALARIO DEL DR. REVILLOD.*

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Se trata de un libro con un registro de los más sorprendentes y maravillosos animales como:

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Pulnello
parasitro glotón de poderoso vuelo del desierto de Gobi



Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
tivariano
feroz animal comedor de hierba de la region siberiana

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Cefandillo
Primitivo branquiado de majestuoso porte de la región del orinoco.


Para ser honesta no entiendo qué hace un libro como éste en la sección infantil, los niños no lo difrutarían al mismo nivel que un adulto.

*Para que el que desee hacer cuéntas se trata de láminas de 21 animales bien conocidos, cada una partida en tres; así mismo, los nombres originales, en la medida de lo posible, están divididos en tres para formar los nuevos nombres, incluso hay animales que no tienen nombre...
¡Simplemente no me canso!






2 comentarios:

  1. Serindë dijo...

    He decidido reclutar a valerosos hombres para dirigirme a las tierras inexploradas en busca de aquellos exóticos ejemplares, o sólo robaré el libro de Sidurti.

  2. Sidurti dijo...

    Nooooooooooooooo es mi libro...
    My precius, my precius