11 octubre 2007

Inmortales

Los peligros de la Fé.




Después de la quinta bendición, mi cerebro se desconectó. Cuando, en el coro, me dieron un codazo apelé a mi paciencia. El pequeño convento destilaba demasiada amabilidad. La excesiva preocupación de las hermanas entorpecía la investigación. Entre las actividades colectivas, quedaba poco tiempo para recorrer el convento libremente. Aunque el objetivo estaba localizado, recorrer los otros lugares nos podía traer nuevas pistas.



Un día después encontramos, entre el partido de fútbol en el atrio y la última oración del día, la receta de los chocolates envenenados y uno que otro postre. Sin embargo Sor Leticia parecía centrar sus atenciones en nostras, nos seguía como si intentáramos robarnos algo… cuando realmente sólo necesitábamos una copia. Con la receta en nuestras manos, lo único que faltaba era salir del convento.


Aprovechando la salida de la Hermanas al campo, abandonamos el convento. En la villa más cercana cambiamos los hábitos por ropa de civil, sin duda dos monjas en motocicleta podrían despertar sospechas en la comunidad. Como siempre hubo un cambio de planes, era nuestro deber llegar al aeropuerto y alcanzar a Tork y a Leo en el vuelo de las 3:45 pm., para regresar a la agencia.


3:45 pm…. ¿Por qué no escogieron un vuelo mas tarde? ¿Por qué no acudí a la bendición de la mañana? Esas preguntas cruzaban mi mente mientras Sidurti se encontraba al volante, conduciendo contra el reloj para no perder el vuelo.
Sin más daños que el recuerdo del peligro mortal en la carretera, corrimos al área de salidas internacionales, para encontrados con dos desenfadados y relajados agentes rodeados de algunas maletas. La fase uno de la misión se completo con éxito.


Este trabajo se complicaba cada vez más, merecíamos unas vacaciones. El ladrón de almas no había vuelto a atacar y el laboratorio tardaría algunos días en analizar el recetario. Parecía que no ocurriría ningún imprevisto, para marcharnos de España, sólo faltaba documentar el equipaje.




***


El cartel de Inmortales se trata de un regalo del Colectivo "Sin Nombre", al cual le agradecemos mucho el presente!!!
Según sus los autores: "el unicos cambio, respecto a los originales, fue el color de la ropa... teniamos que ponerlos a la moda"
¡¡¡Gracias Colectivo "Sin Nombre"!!!

2 comentarios:

  1. TORK dijo...

    Esa foto fue entes de que me cortara el pelo. Así parezco emo.

    Gracias al colectivo por el cartel.

  2. Sidurti dijo...

    GRacias al colectivo " sin nombre" por la preciosa imagen que nos han dejado. Creo que capturaron nuestra esencia.