23 marzo 2008

Mensaje de la Gran ZAnahoria

· La gran zanahoria no ofrece la vida eterna, ni mucho menos un cielo o un infierno.

· La gran zanahoria ofrece una infinita felicidad en el aquí y ahora por medio de su adoración.

· La gran zanahoria no pide ninguna veladora, esas sólo sirven en caso de apagón. No pide oraciones. Los otros dioses nunca han hecho caso de plegarias y ella tampoco lo hará, máxime que, como ya sabe lo que le podemos pedir, no necesita escucharlo.

· Las religiones antiguas ofrecieron a sus seguidores la inmortalidad al dar la oportunidad de ingerir a su deidad para ser uno con él. Pero como las religiones no se patentan y al no ser La Gran zanahoria tan mamona, ha decidido seguir ese mismo camino. Comer a la Gran Zanahoria es la máxima expresión de agradecimiento y lealtad. Así, la Gran Zanahoria debe ser ingerida por sus seguidores en cualquiera de sus formas: dulce, rayada, cortada, en pan, ensaladas, hervida, sola o acompañada. Aunque para ingerirla de la forma más pura habrá de servirse cruda, con limón, sal y chile.