10 noviembre 2008

Pato taxqueño

La feliz pareja justo antes de partir

Resulta que el ya famoso Señor Patito® se fue de paseo a Taxco, Guerrero. llevándose consigo a su puerca en un viaje que prometía ser emocionante y divertido, además era (hasta donde se sabe) su primer paseo foráneo juntos, así que las expectativas estaban altas.


Canijo pato. Ir acompañado no le impide fotografiarse para los medios
Ya estando allá, cómodamente instalados en un hotel que no era precísamente de superlujo, pero sí les daba techo y tele, decidieron sentirse jóvenes y salir a caminar en una ciudad que no conoce el concepto de caminos horizontales, todo es subida y bajada.

Nótese cómo la puerca lo tiene bien apañado del pescuezo

Tanta caminata, aparte de agotar, abre el apetito. Tanto que nuestros emprendedores viajeros decidieron no andarse con abstinencias y de una vez entrarle a una buena pasta, para reponer todas las energías gastadas en semejante excursión.

Hasta eso se consultaban:
—«¿Qué vas a querer mi amor?».
—«Ay no sé. Decide tú».

Pero antes necesitaban algo líquido, se estaban deshidratando. La puerca pidió una conga y el pato un jugo; tenían tanta sed que de tan rápido que bebieron acabaron así:

La puerca era la más sedienta. El pato, después de lo que le pasó con el Boones, mejor se moderó
Luego, ahora sí, vino la pasta.

Y el canijo pato se tragó toda esa pasta. Ya mero se echa un clavado a la cazuela para lamer lo que quedaba

Ahora sí, ya bien tragados y descansados... ¡a la vida nocturna!


Después de tantas actividades, nuestros amigos decidieron que ya era hora de ir a dormir, al cabo tendrían mucho tiempo para seguir turisteando.


Y ante tan tierna imagen cualquiera puede pensar que tuvieron una noche muy tranquila y pacífica... hasta que vemos ésta:

Literalmente la puerca se tiró al pato

Ante tal agresión el pato decidió irse por su cuenta. Nuestros amigos no viajaban solos, así que al otro día, con su buena suerte, el zoológico completo fue trasladado a un mejor hotel, con mesita y todo, que hasta chance les dio de echarse un dominó:

De izquierda a derecha: La pluma de patito, el felino/resorte, el oso mamila, la puerca y el pato aburrido y somnoliento

Como dije, el pato ya se había aburrido y decidió hacer causa aparte. Y como él se llevó la cámara, pues sólo de él quedan fotos. Resulta que se sentía en su onda muy culturosa, tanto que se fue a meter a una sala de conferencias y hacer como que ponía atención



Y cuando se cansó se fue a un tercer hotel a terminar su estancia:


Y de su queridísima puerca ya no se supo nada. Al menos fue lo bastante listo de no dejar huella de cualquier otra aventura.


Desde este lugar tan bello, este pato se despide deseando regresar pronto y ─¿por qué no?─ volver a contarles el paseo.