05 abril 2009

Declaración

Señora, entiendo que es la única cabeza de familia, pero no podemos dejarla ir como así, y menos con tremenda denuncia. A ver, otra vez, explíquenos que pasó.

Este... si, eh, bueno, es que...Pues ya le expliqué señor. El día que abrieron los huevos, pues, notamos que había uno mucho más grande...

¿Notamos?- Dijo el licenciado, mientras lanzaba una frívola mirada a la señora Leonora de Pascual .

Si, notamos, mis comadres y yo. Ee... ellas le puden confirmar, es más, fue la doña Priscila, ejem, la gallina, quien notó que había un huevo en el fondo del nido.

Muuuy bien, muy bien, esa parte ya la escuchamos. ¿Nos va a decir cómo es que llegó el huevo a su nido? - Inquirió Elmer Carballido, abogado de la parte acusadora.

Pues, ya les dije, con el nido, y mi marido del otro lado del estanque...no, no tenía cabeza para revisar cada noche el nido. Pero.... aún así sé que es mi hijo, yo lo empollé...le enseñé a nadar...

Lindo muy lindo señora, pero eso no cuenta cuando hay pruebas de ADN y una acusación en su contra. A menos de que nos explique cómo llegó ese huevo a su nido, no me quedará más que llevarla a los separos. A ver comandante, llévese a la señora, y que los patitos sean llevados a las Casitas...creo que aún hay lugar en las del sur.

¿Y qué hay con mi cliente? La familia de los Canard de la Oca, ¿puede ya disponer de su pequeño perdido?

No. Mire usted, todo requiere de un tiempo, no podemos entregarles al chiquillo así como así. Mientras esto no tenga sentencia, él también será resguardado por el estado. Putualizó el Licenciado.

0 comentarios: