15 septiembre 2009

Ya nos volvimos locos, ya nos volvimos locos.

Como mencionó Taibo II, nos hemos vuelto locos, mejor dicho, se han vuelto locos. Ya sé que no les digo alguna novedad.
Lo peor del caso es que en esta lotería a muchos nos toca perder, y ahora nos tendremos que aguantar con escuchar que, a partir de ahora, todo es Bicentenario...¡Vaya manera de conmemorar!


Las propuestas fueron varias, al menos así lo expresan en el Catálogo Nacional de Proyectos.
Carreteras, parques, plazas, desfiles, torneos, álbum de Héroes de la Independencia -coleccionable, me imagino-, carreras atléticas todas ellas con los honorables apellidos :Bicentenario, Independencia, Revolucionaria, más las que se acumulen, pues con palabras tan rimbombantes y elegantes, se cree que cualquier proyecto puede salir avante, y ser considerado serio. Y a partir de ahora esas palabras, supongo, será tantas veces pronunciadas, que pronto carecerán de sentido.
Y ahora con permiso, que es hora de irme a comer un Bicentenario Pozole, en mi Bicentenaria casita, porque en la tarde participaré en una bicentenaria caminata nocturna.

0 comentarios: