12 octubre 2009

SE BUSCA

Otoño

Salió de su casa como siempre, como cada día, como cada año. Espero unos minutos, luego horas y nunca apreció. El día parecía normal, odiosamente “normal”: cielo despejado, sol resplandeciente, calor de verano. Sí, calor de verano, de ese que amerita recostarse una playa al lado de una bebida fría. 

Mañana saldrá de nuevo, atenta buscará indicios de la estación. Con la suerte de su lado se topará con el otoño y los días anteriores sólo serán un retraso. Pero algo redice que no es cierto, que esperará en vano: alguien se robó el otoño y dejó en su lugar un lindo día soleado –incluyendo las mariposas revoloteando de flor en flor- sin las hojas doradas, sin las horas azules que preceden al crepúsculo....
Serindë

0 comentarios: